Grouptravel.es




Villafranca del Bierzo, un alto en el camino

villafranca del bierzo

Villafranca del Bierzo es  uno de esos lugares nacidos al abrigo del Camino de Santiago cuando en el siglo XI algunos peregrinos y comerciantes franceses se asentaron en la confluencia de los ríos Burbia y Valcárcel comenzando a asistir a quienes se dirigían a Santiago de Compostela.

Hoy, Villafranca del Bierzo es una bella población que ha sabido conservar el encanto de la historia acumulada con el paso de los siglos. Convertida en un importante centro turístico, ofrece al visitante un nutrido conjunto monumental y una gastronomía basada en los productos de matanza, truchas de sus ríos y  frutos de huerta como los pimientos asados muy tradicionales en la zona.

QUE VER EN VILLAFRANCA DEL BIERZO

Para visitar Villafranca del Bierzo es necesario dedicarle al menos medio día. Si se visita de mañana puedes completar esta escapada disfrutando de un buen Botillo o de una trucha al estilo del Bierzo, servida principalmente frita o Escabechada en alguno de sus numerosos restaurantes tradicionales.

Mi recomendación es comenzar la visita desde los exteriores del Castillo-Palacio de los Marqueses de Villafranca y dejar allí el coche en alguno de los aparcamientos de alrededor. Del Castillo-Palacio deberemos conformarnos con sacarnos unas fotos junto al lienzo de sus murallas y torreones ya que al ser una residencia privada está prohibido el acceso al mismo.

¡Suscribete ahora a nuestro boletín!
Únete a más de 5.000 seguidores y recibe comodamente en tu correo mis últimas actualizaciones, viajes, consejos y ofertas especiales.

Frente a la puerta principal del Castillo tenemos una empedrada calle que desemboca en la Iglesia de Santiago de Villafranca del Bierzo, un sencillo pero importante templo románico del siglo XII conocido como “La Perla del Bierzo”. Debe su gran importancia a que todo peregrino que llegue hasta ella durante el año jacobeo (cuando el día de Santiago cae en domingo) y se encuentre impedido o enfermo para llegar hasta Santiago de Compostela puede ganarse el jubileo si atraviesa la puerta del Perdón y toma la comunión arrodillado en sus grada exactamente igual que si hubiera llegado hasta Santiago.

Después de visitar la Iglesia de Santiago deberemos volver sobre nuestros pasos hacia el Castillo para tomar la calle Libertad. Esta calle nos llevará hasta la Plaza Mayor, comienzo del casco urbano, y desde donde se observa la iglesia del desaparecido Convento de San Francisco. En la Plaza Mayor encontramos también el Ayuntamiento y numerosos bares y restaurantes para hacer un “alto en el Camino”.

Ya con fuerzas renovadas podemos continuar por la Calle del Agua de Villafranca del Bierzo. Flanqueada por numerosos edificios renacentistas y barrocos, palacios y casas balconadas con rejerías. Sobresale entre todas las construcciones el Palacio de Torquemada, de estilo barroco y la Casa Morisca, situada en el numero 31 de la misma. Justo enfrente identificamos por su doble blasón la Mansión de los Alvaréz de Toledo.

Al fina de la calle del agua se encuentra la Colegiata de Santa María, un templo inacabado de múltiples estilos y dedicado a la asunción de la Virgen. Este soberbio edificio tiene tres naves, posee dos capillas y uno de los retablos neoclasicos más importantes del El Bierzo, además su visita es gratuita pero debes estar pendiente de los horarios de apertura para no encontrarte las puertas cerradas.

Nada mejor para terminar nuestra visita a esta bella población jacobea que dar un paseo por el “jardín romántico”, construido en el año 1882 y quizá uno de los lugares más idílicos de Villafranca del Bierzo.

MÁS INFORMACIÓN:

Oficina de turismo de Villafranca del Bierzo
pagina web
Tlf.:+34 987540028

agradecimiento Fotografia: Eva Photografy

¡Suscribete ahora a nuestro boletín!
Únete a más de 5.000 seguidores y recibe comodamente en tu correo mis últimas actualizaciones, viajes, consejos y ofertas especiales.

 

 

 

¿Que te ha parecido?. Déjanos tus comentarios