Grouptravel.es




Tren de La Rhun: El último tren cremallera de Francia

tren de la rhune

Al tren de La Rhun o de Larrun también se le conoce en Francia como el “Petit Train“.

Inaugurado en 1924, es uno de los pocos ferrocarriles de cremallera que quedan en nuestro país vecino. Situado entre los pueblos de Ascain y Sara, a unos 10 kilómetros de San Juan de Luz, el tren de Larrun recorre uno de los parajes más entrañables de la región.

Zona de leyendas, cuevas de brujas y ruta de contrabandistas, esta zona de francia atrajo la atención de numerosas personalidades como Napoleón III o Wiston Churchill.

Con una “increíble” velocidad de 8 kilómetros hora, la misma velocidad con la que se inauguró el servicio y de la que tan orgullosos se sintieron lo lugareños aquel día de 1924, el tren de La Rhun es capaz de ascender hasta los 905 metros de altitud en solo 30 minutos. Este es el tiempo que se tarda en recorrer desde la cima de la montaña hasta la cumbre. Una vez arriba los que han estado aseguran que, si el día está claro, se pueden admirar los siete territorios vascos, las cimas de los Pirineos y las playas desde la costa de Biarritz hasta San Sebastián.

¡Suscribete ahora a nuestro boletín!
Únete a más de 5.000 seguidores y recibe comodamente en tu correo mis últimas actualizaciones, viajes, consejos y ofertas especiales.

La visita al Tren de Larrune:

Si vas a visitar este enclave natural y quieres ascender en el tren de La Rhun lo primero que tienes que hacer es llegar hasta la estación del Valle en Col de Saint Ignace. Allí encontrarás un gran aparcamiento, restaurantes y tiendas de souvenirs para que puedas llevarte un recuerdo o comprar productos típicos de la zona.

Lo mejor es llegar a primera hora ya que el”Petit Train” atrae cada año a miles de turistas y es posible que tengas que hacer algo de cola si vas en fin de semana o en época estival. Mientras esperas, puedes deleitarte con algunos de los carteles de época, que a modo de historieta, te irán contando curiosidades del ferrocarril y de la zona.

Una vez hayas comprado tu entrada, iniciarás la ascensión prácticamente en los mismos vagones con los que inauguraron la linea ya que, aunque hay algunos fabricados en 1996, la mayor parte de los vagones son los originales restaurados en varias ocasiones. En todo caso todos guardan la estética de principio de siglo.

A mitad de camino llegaremos a la “estación del cruce”, en la que ademas de coincidir con el tren de bajada podremos ver la maniobra de los desvíos, totalmente manua,l y realizada por el personal ferroviario que debe bajarse de los trenes para realizarlo. Y al final del recorrido, y después de haber disfrutado del maravilloso paisaje durante la ascensión, llegamos al punto más alto donde recorreremos los últimos metros a pie par disfrutar con las impresionantes vistas.

Llegado el momento del descenso puedes hacerlo en el tren de la Rhune o si te encuentras en forma también podrás bajar a pie y disfrutar de otra forma de los maravillosos paisajes de esta zona del sur de Francia.

Más información:

Tren de la Rhune:
Col de San Ignacio
Teléfono : + 33 559 542 026
http://www.rhune.com/

¡Suscribete ahora a nuestro boletín!
Únete a más de 5.000 seguidores y recibe comodamente en tu correo mis últimas actualizaciones, viajes, consejos y ofertas especiales.

¿Que te ha parecido?. Déjanos tus comentarios